¿Tienes Preguntas?

La Lactancia Materna

La Lactancia Materna

En los seres humanos, como en otros vertebrados, los progenitores resultan indispensables para proporcionar cuidado y protección a sus descendientes durante la primera etapa de su vida en la que no pueden procurarse por sus propios medios lo necesario para sobrevivir. La alimentación en los primeros años de vida juega un papel preponderante.

Durante las primeras 24 horas después del nacimiento, el bebé empieza a succionar. El reflejo de succión que se desarrolla en la etapa embrionaria es una acción automática que hace que el bebé gire la cabeza y abra la boca cuando, por ejemplo, se toca su mejilla. Este reflejo es el que hace posible que busque el pezón de su madre para alimentarse.

La leche que se produce por acción de la hormona prolactina no se secreta durante el embarazo. Después del nacimiento, la acción de la hormona oxitocina sumada al acto de succión del bebé, estimulan la producción y liberación de la leche a través de los conductos galactóforos. A partir de este momento el bebé debe adaptarse al proceso de digestión de la leche, en lugar de recibir los nutrientes directamente en la sangre.

En los 2-3 primeros días de amamantamiento las glándulas mamarias secretan un líquido amarillento, llamado calostro, que contiene una alta proporción de proteínas, entre ellas anticuerpos que le proporcionan al recién nacido defensas mientras termina de desarrollarse su sistema inmunológico. Posteriormente se produce la leche materna que se considera un alimento altamente beneficioso para el recién nacido ya que:

- Contiene los ingredientes necesarios, en la proporción adecuada, para la correcta nutrición del bebé en crecimiento,

- És fácilmente digerible,

- No necesita esterilización,

- Está disponible en todo momento y a la temperatura adecuada,

- El acto de amamantar fortalece el vínculo entre la madre y su hijo. 

 

En aquellos casos en que la madre no puede amamantar a su hijo, puede proporcionarle productos elaborados sintéticamente que tienen una composición similar a la leche materna. Estos substitutos son, generalmente, de origen vacuno y se los modifica para hacerlos más adecuados a los requerimientos nutricionales humanos.